Después de "Todo Lo Mejor", vuelve el investigador de la KGB Viktor Lavrov junto al inspector de la Policía Criminal de Berlín Este Otto Bauer para tratar de resolver una serie de misteriosos asesinatos en el Berlín Este de finales de la Guerra Fría.

Todo lo Peor, la nueva novela de César Pérez Gellida.

Una novela fría como el acero, despiadada como el cruel asesino que la habita.

Varios cadáveres de homosexuales aparecen brutalmente asesinados en el Berlín Este de finales de la Guerra Fría. Las autoridades no le prestan la atención que merece hasta que un alto cargo de la Stasi que maneja información muy sensible para el Estado aparece muerto en las mismas circunstancias.

Por su experiencia en el comportamiento de la mente criminal, encargan la investigación a Viktor Lavrov, que, junto al inspector apartado de la Kriminalpolizei, Otto Bauer, buscará la manera de sumergirse en un mundo prohibido tras los pasos de un despiadado asesino mesiánico.

César Pérez Gellida regresa para descolocarnos con un trepidante thriller negro magistralmente ambientado en una época no tan lejana pero sí muy distante en el ámbito de los derechos y las libertades. Otra nueva joya del que es para muchos el mejor escritor patrio de novela negra.

«Había invertido algo menos de media hora en conseguir que se le llenaran de sangre los cuerpos cavernosos y ocho segundos en dejarlo inconsciente. Antes, eso sí, se había asegurado de salir por separado de aquel antro y de que nadie se cruzara con él entrando en su portal, lo cual, en los tiempos que corrían en la República Democrática Alemana -donde expresar con libertad la condición sexual de cada uno seguía siendo una quimera para los colectivos de gays y lesbianas-, más que una actitud comprensible era un comportamiento recomendable. Una vez dentro, habían ido directos al grano sin pasar por los incómodos y repugnantes preliminares, circunstancia que le agradecía de veras, aunque, a la vista de los hechos que acontecieron inmediatamente después, no podría decirse que lo hubiera tenido en consideración. Repitiendo la fórmula de las ocasiones precedentes, había tomado la iniciativa de manera inesperada, colocándose a su espalda con la excusa de desvestirlo. Sacando el máximo partido a esa ventajosa posición, le había rodeado el cuello con el antebrazo y aplicado presión a las arterias carótidas para obstruir el flujo sanguíneo que irriga el cerebro. Como esperaba, no tardó en perder la conciencia».

Acerca del autor y su obra.

César Pérez Gellida (1974) es un escritor vallisoletano licenciado en Geografía e Historia y profesional del marketing. Actualmente es uno de los escritores de novela negra más reconocidos y mas leídos en lengua castellana.

Pérez Gellida saltó a la fama con su ópera prima, Memento mori (2013), que cosechó grandes éxitos tanto de ventas como de crítica y obtuvo el premio Racimo de literatura 2012. Constituía la primera parte de la trilogía «Versos, canciones y trocitos de carne», que continuó con Dies irae y se cerró con Consummatum est y por la cual le fue otorgada la Medalla de Honor de la Sociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses 2014 y el Premio Piñón de Oro como vallisoletano ilustre. En 2015 publicó Khimera, su cuarta novela, y en 2016 inició su segunda trilogía, «Refranes, canciones y rastros de sangre», compuesta por las novelas Sarna con gusto, Cuchillo de palo y A grandes males.

César Pérez Gellida es considerado por este blog como unos de los 4 autores de novela negra que deberías leer antes de que acabe el año, que ya sabemos que queda poco pero no pasa nada. El consejo es aplicable a 2020.

El estilo narrativo de Pérez Gellida se fundamenta en la minuciosa documentación que realiza para su trabajo, a tal punto que por ejemplo, aprovecha su estancia que por motivos familiares lo llevó a vivir a Buenos Aires por un periodo cercano a un año, para convertir la capital argentina en el escenario imprescindible de A grandes males. Para construir personales como Augusto Ledesma o Ramiro Sancho, protagonistas de sus novelas, el autor ha consultado a psicólogos o inspectores de policía, que le han ayudado a cincelar personajes sin fisuras ni fallos, completos, creíbles y perfectamente imperfectos.

Sus novelas son cuadros pintados con letras, fotografías hechas con frases. El nivel de detalle y descripción que aplica a cada escena hace que el lector se traslade al escenario y tenga la sensación de conocer el lugar a la perfección aun no habiendo estado nunca allí, o de vivir la angustia de la víctima, las motivaciones del asesino, o la ansiedad del investigador que trata de darle caza.

Ofertas en amazon.es y Amazon Kindle de Todo lo Mejor y Todo lo Peor.

Pin It on Pinterest

Share This